Marcas en nuestro día a día que no sabemos que están

Marcas en nuestro día a día que no sabemos que están

¿Cuántas veces has pedido un kleenex al de al lado durante un catarro? ¿Quién no se ha comprado unas bambas, ha hecho un kit kat después de un rato largo de trabajo o ha arreglado algo roto con celo? Todas estas cosas, tienen algo en común: marcas en nuestro día a día.

Como ya sabemos, las lenguas evolucionan cada día y se adaptan a las nuevas necesidades comunicativas de sus hablantes. Una de las cosas que se hace es aceptar neologismos (palabras de nueva creación) en el diccionario, como es el caso de postureo o posverdad. Sin embargo, algunos de los cambios en el lenguaje son causados por la aparición de marcas. Sí, sí, lo que estáis leyendo.

En Brainception siempre hemos tenido clarísima la importancia que tienen las marcas en nuestro día a día, y esto es una prueba de ello. Hay empresas que, aparte de vendernos sus productos y servicios, consiguen que lo que venden trascienda y acabe formando parte de algo tan nuestro como la lengua. Las empresas con ese poder son, básicamente, aquellas que venden un producto con escasa competencia gracias a una buena comunicación.

Aparte de las marcas que hemos mencionado al principio, hay una lista mucho más larga de palabras que provienen de marcas comerciales y se han acabado instaurando como palabras comunes. En un tweet de la RAE vemos, por ejemplo, las aspirinas, los chupachups, las gominolas o los termos.

Lo curioso es que están tan introducidas en nuestra lengua que nunca habríamos pensado que tuvieran un origen tan particular. Además, así como algunas se pueden sustituir por una palabra neutra (como en el caso de los pañuelos por los kleenex o la cinta adhesiva por el celo), hay palabras de las que no podemos escaparnos (como tirita, kikos o tupper).

Dejando de lado la curiosidad que nos puede generar esta formación de palabras, tenemos un ejemplo más de la importancia que tiene una marca bien definida (mezclada con un producto exitoso) a la hora de llegar a los clientes. Por eso, remarcamos la importancia de un buen naming y una buena comunicación del producto. ¿Quién sabe? Algún dia la RAE podría introducir tu marca en el diccionario.

Si en el diccionario apareciera una entrada de comunicación con cerebro, sabemos seguro que sería Brainception. ¿Te lo demostramos?

Por | 2018-10-09T15:23:19+00:00 octubre 9th, 2018|Branding, Marcas|Sin comentarios

About the autor:

Deja tu comentario